Impuesto al Valor Agregado

Monto imponible
El Impuesto al Valor Agregado (IVA) grava la circulación interna de bienes, y la prestación de servicios dentro del territorio nacional así como la introducción definitiva de bienes al país (importaciones) con algunas excepciones.

En ocasión de la importación también corresponde abonar un anticipo del IVA ventas, salvo ciertas excepciones.

Las remuneraciones personales por servicios prestados en relación de dependencia no están gravadas por IVA.

El IVA es generalmente liquidado y pagado mensualmente a la Dirección General Impositiva (organismo recaudador). A los efectos de determinar el monto a pagar, se debe deducir, del impuesto correspondiente a las ventas de bienes y servicios (IVA Ventas), el impuesto incluido en la documentación de adquisiciones en plaza de bienes y servicios (IVA Compras) y el correspondiente a las operaciones de importación asociado a los ingresos gravados.

Al saldo neto que resulta de la diferencia entre el IVA Ventas y el IVA Compras, se le deduce el anticipo de IVA importación para obtener el saldo a pagar.

Si el IVA Compras deducible supera al IVA Ventas, entonces el excedente puede ser trasladado como crédito en los meses siguientes.

Tasas
La tasa básica se sitúa en el 23%.  Existe una tasa mínima de 14% que es aplicable a las ventas de algunos bienes de primera necesidad, como pescado, carne, medicamentos y algunos servicios.

Respecto al anticipo del IVA ventas que debe abonarse en ocasión de la importación, la tasa ha sido fijada en el 10% (para bienes gravados a la tasa básica, salvo alguna excepción) y 3% (gravados a la tasa mínima) del valor normal de aduana.

Exoneraciones
El contribuyente que realice operaciones exoneradas de este impuesto, debe considerar como costo el IVA incluido en sus compras.

Este criterio no se aplica a los contribuyentes exportadores, para quienes existe un régimen especial. Las exportaciones de bienes y servicios están gravadas a "tasa 0" y los exportadores pueden obtener un crédito por el IVA incluido en sus compras de insumos directa o indirectamente relacionados con los bienes exportados así como deducir el impuesto pagado por las adquisiciones que integren directa o indirectamente el costo del servicio.

Dentro de las operaciones exoneradas se encuentran -entre otras- las enajenaciones e importaciones de los siguientes bienes:  leche, maquinaria agrícola y sus accesorios (incluyendo la materia prima utilizada para su producción), tabaco, cigarros y cigarrillos, billetes, boletos y demás documentos relacionados a juegos y apuestas, diarios, periódicos, revistas, libros y folletos de índole científica, artística y educacional, bienes inmuebles, agua, combustibles derivados del petróleo, moneda extranjera, metales preciosos, títulos públicos y privados y valores mobiliarios, vehículos de transporte colectivo de personas destinados a la prestación de servicios regulares.

Dentro de los servicios exonerados de este impuesto se hallan la cesión de créditos, el transporte de pasajeros, el arrendamiento de inmuebles y las operaciones bancarias efectuadas por Bancos, Casas Bancarias y Cooperativas de Ahorro y Crédito, con exclusión de los intereses por préstamos otorgados a quienes no son sujetos pasivos de IRIC y los servicios prestados por hoteles fuera de alta temporada.